Minimalismo al día



Hola! Ya decía yo que ibamos a tardar en escribir, y este post me rondaba por la cabeza hacía tiempo.

Si en un post anterior escribía el porque nos iniciamos al Minimalismo y las bases con las que nos reafirmamos para ello, ahora vamos a repasar las cosas que hicimos para comenzar.

Primero de todo y lo que parecía mas rápido por donde empezar fue desprenderse de cosas y como tuvimos un chip muy radical no fue difícil elegir y decir adiós a tantas cosas.

Hay muchas maneras de desprenderse de cosas, lo explicare en otro post… pero la nuestra fue así: muy radical y en dos fines de semana.

Empezamos por la cocina:

– Repasamos duplicados, por ejemplo espátulas, quien no tiene 7 o más y 3 son iguales, a caso somos un pulpo cocinando con todo a la vez? no. Fuera.
– Cosas rotas o a punto, tuppers sin tapa …
– Utensilios que alguna vez compramos porque hacían gracia y ahora están que dan pena en el cajón.
– Regalos que nunca usamos.

Todo lo separamos, por: las cosas que no se podían usar y cosas que tendrían una segunda oportunidad.

Las cosas que no tenían más vida, las clasificamos por tipo de residuo y las llevamos al punto verde ya que la mayoría de cosas no se pueden dejar en el contenedor … (este tema es toda una tesis aparte …). Las cosas que tenían más vida las donamos.

Continuamos por la sala:

Antes:

Quisimos reducir las cosas de las estanterías, porque el resto es literalmente el sofa, mesita, lampara y mueble de tele…

Así que reducimos libros, de esos que no nos miramos en siglos; también souvenirs y cosas de deco, hicimos una reflexión del que nos aportaba valor si lo manteníamos y las cosas que no significaban mucho las despedíamos de nuestra vida.

Así que reducimos de 3 estanterías a 2 …. no tanto como hubiésemos querido pero como primer paso fue bien.

Los libros los donamos todos, hay muchas editoriales que recopilan libros para distribuirlos a ONGs. Eso si, no pueden ser libros con escritos/ralladuras o enciclopedias.

Después:

Siguiente parada: la habitación

Aquí solo nos pusimos con la ropa, en mi caso tenia ropa de: ‘algún día volveré a caber’, ‘ai que época más bonita cuando vestía esto …’, ‘esta camisa por si algún día la necesito’  …

La ropa que no me había puesto en los últimos meses fuera, la ropa gastada fuera, la que estaba un poco rota pero tenia un attachment emocional fuera, y así se fue la mitad del armario!

Aún así pasados dos meses, creo que tengo más trabajo y en los próximos días voy a repasar de nuevo. Con este desprendimiento de cosas también viene la reflexión de como uno adquiere cosas, y como comprar roba es un planteamiento que tengo que analizar bien, no solo en donde y en que condiciones se ha hecho la ropa si no también que estilo y calidad. Hay cosas que me gustaría cambiar. (…episodio aparte)

Els resto de la habitación esta aún pendiente…

El turno del baño:

Esta parte la más facilona y rápida …

Sacar objetos sin uso, o del fondo de cajón, medicamentos acumulados, maquillaje repetido, cremas repetidas, muestras de perfume o de jabón.

Aquí ahora solo entra lo que realmente usamos. Tampoco tenemos guardados botes de jabón y champú de repuesto ya que ahora compramos a granel y lo que se ve es lo que hay. Y lo mejor es que no se ven marcas, los botes son anodinos y sin ruido visual.

La parte más difícil:

La sala de juguetes…. la parte que esperábamos hacer más al final ya que es territorio de los niños y nos daba mas respeto.

Primero quisimos hacer otras partes para que así los niños vieran cambios, los disfrutaran y así no les viniera por sorpresa, pero la sorpresa fue nuestra ya que nos pusimos los 4 y nos ayudaron.

que pasó con los juguetes?

– Juguetes que ya no eran para su edad: fuera

– Juguetes rotos: fuera

– Juguetes aparatosos, con pilas o que nunca jugaban: fuera (admito que algunos no pasaron por sus ojos para dar aprobación jejeje)

Aunque por arte de magia algunos otros cobraron vida e interés y se quedaron.

 

También cambiamos la distribución y todo se vio más ordenado, aunque no nos quedamos satisfechos y volveríamos a hacer un repaso. Pero tiempo al tiempo y respetando que los niños también tienen su responsabilidad.

Los juguetes con segunda vida fueron donados, los rotos al punto verde.

 

A día de hoy, volvería a repasarlo todo y cambiaría muebles, nos gustaría que todo a nuestros ojos fuera mas equilibrado y mínimo. Ultimamente personalmente yo, encuentro la paz en el vacío, en lo simple.

No hemos llegado al objetivo que nos gustaría aún pero hay que aceptar que esto es una evolución y que los cambios importantes llevan tiempo.

Este post queda largo y me gustaría hablar de otros puntos en los que estamos trabajando como son: el minimalismo en la economía, el tiempo, la productividad en el trabajo, posesiones sentimentales, contribución y voluntariado, ambición y objetivos personales/familiares, limpieza digital, priorizar las experiencias, como tomar decisiones …

Hay muchas cosas en las que el minimalismo nos esta ayudando. Las iremos compartiendo.