Iniciándonos al Zero Waste



El día en que te das cuenta que tu basura da asco, de lo mal que lo estas haciendo y de todo el perjuicio que hace al medio ambiente, te quedas en shock. Entonces te machacas a hacer búsqueda sobre el tema de los residuos, ves vídeos y en consecuencia te entra un sentimiento de culpa que no te sacas el mal cuerpo en días.

Les comentas a tus hijos que has decidido reducir plásticos en casa y te recuerdan que los plásticos matan a los peces en el mar … Vale vamos bien, tenemos argumentos de sobras… continuamos…

Al principio todo parece súper difícil pero ei! si la Lauren Singer lo consiguió, tu también, y oye si la Bea Johnson sobrevivió y venció con dos hijos TU TAMBIÉN!

La investigación continua y te parece que esto es cuestión de tomar decisiones y como aquí en casa somos tan radicales a partir de mañana no entra ni un plástico! Como que nos llamamos los Bianco y los Bianco cumplimos oye!

aha! Cagada, te das cuenta que el sistema no funciona ni te lo pondrá fácil. Hay que estar preparado así que cómprate un kit … bolsas de algodón para comprar en bulk, hacer limpieza de potes para rellenar, cepillos de bamboo, containers de aluminio, copa menstrual, gillette metálica … y un sin fin mas que poco a poco irá llegando a casa.

En ese punto también te das cuenta que no puedes ser tan radical y empezar por el tejado, así que es mejor empezar por lo básico. Lo mejor que hemos hecho y para empezar fue hacer limpieza por partes de la casa. Y aunque esto va directamente relacionado con nuestra declaración de intenciones hacia una vida minimalista fue de gran ayuda. Sacamos los duplicados, cosas rotas, tuppers sin tapa, bolsas de sobras, el microondas (que se estropeo y nunca lo sustituimos), objetos que no tenia sentido tener, muchos que hacia años que guardábamos por si … , roba vieja, gastada, pequeña … y aún queda trabajo pero poco a poco.

Donde quiero llegar es que esto no se trata de hacer un cambio de la noche al día, no, esto es un planteamiento de vida reorganizando los valores con los que uno quiere vivir y para eso hay que hacerlo bien, meditando los objetivos donde se quiere llegar y plantear el cambio por etapas donde todo se va asimilando a cada paso. Sin prisa pero sin pausa o como se dice en ingles ‘slowly but steady’.

Así que un buen inicio es empezar teniendo en cuenta las 5 Rs del Zero Waste:

‘ Refuse: Rechazar lo que no necesitamos. Ya desde esta primera R podemos prevenir mucho. Puede ser decir no a una pajita, una bolsa de plástico, merchandising gratuito, comida que va con container desechables … y mucho mas.

‘ Reduce: Reducir cosas en casa que en realidad no usamos y donarlas. Hay gente que seguro las necesita mas que nosotros. Decidir que es lo que podemos prescindir y los que realmente necesitamos, y lo que no, no comprarlo mas.

‘ Reuse: Cambia lo desechable por lo reusable. Usa potes, cantimploras, tuppers. Y no hace falta comprarlo todo, cosas que ya tenemos pueden usarse perfectamente para rellenar. Mejor usar trapos y servilletas de tela que papel de cocina, tener una bolsa de tela para compras … son cosas que usaremos para mucho mas tiempo con muchas mas satisfacción.

‘ Recycle: Si hemos rechazado, reducido o reusado como ultimo recurso si hay que comprar algo nuevo sera mejor escoger metal, vidrio o cartón, evitemos el plástico. Seamos conscientes que no todo se llega a reciclar y acaba en vertederos o el mar.

‘ Rot: Hacer compost. Hay muchas cosas que por desconocimiento no sabemos que son compostables, y seamos realistas … la mayoría de nuestros desperdicios en la bolsa gris es comida. si ya hemos reducido los residuos de plástico y cartón habrá mas espacio para el orgánico.

Nosotros tenemos las reglas claras, pero aun tenemos dificultades haciendo la compra de comida y sobretodo teniendo dos niños habrá muchas cosas que costaran más, pero esto es un camino largo donde aprenderemos a cada paso, y en cada cosa que aprendamos evolucionaremos.